25 de diciembre, Navidad de trabajo.

 

No son días especiales en lo laboral ya que un aeropuerto no descansa nunca, se trabaja los 365 días del año y abre 24 horas al día pero si que es cierto que a veces estos madrugones o la falta de sueño tras compartir una velada con los que más quieres pasan factura, la consecuencia directa para el día de Navidad ha sido que tras madrugar a las 07 AM y habiendo dormido apenas 3 horas pasé la tarde hecho un tronco de Navidad sobre el sofá de mi apartamento recubierto de un edredón nórdico y un perro bajo los pies roncando hasta despertarme, en definitiva una imagen poco navideña pero necesaria para poder seguir adelante.

Pero madrugar hoy trajo una ventaja importante, contemplar el amanecer que ha coincidido con el nacimiento del niño de Dios muchos siglos después ha sido extraordinario, esta naturaleza sigue superándose y como si se tratara de un milagro ha tornado el cielo de violeta, aún sigo perplejo.

Según avanzo hacia el trabajo ese color se va disipando y no puedo evitar parar de nuevo mi moto para tomar una imagen de la Bahía de Málaga en su amanecer.

Pero aunque el aeropuerto no descansa y trabajamos por turnos el ambiente es bien divertido y distendido, hay como mayor compañerismo, risas, felicitaciones y sobre todo color a Navidad.

By @jvb71

Feliz Navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *